El partido que debería jugar la SUNAT

Renzo Grández, asociado senior de Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados

 

Cada cierto tiempo el Congreso de la República le otorga al Poder Ejecutivo la facultad de legislar en materia tributaria, para así dinamizar la economía a través de la lucha frontal contra la informalidad y así ampliar la base tributaria es el eterno objetivo. No obstante, mientras seguimos esperando la famosa reforma tributaria que consiga que más del 73% de nuestra economía pague tributos, nuestras autoridades aprueban normas para que el sector formal asuma cada vez más y más la presión tributaria.

Parchar” nuestro artesanal sistema tributario a través de Decretos Legislativos destinados únicamente a mejorar la recaudación no es lo que nuestra realidad necesita. Sin embargo, y lamentablemente, ese es el partido que a la SUNAT le gusta jugar. En efecto, en una reciente entrevista a la Superintendente de la SUNAT se deja entrever que para que la Administración cobre una deuda de S/ 11,000 millones, el Poder Ejecutivo tuvo que publicar el Decreto Legislativo 1421, el cual en la práctica deja sin efecto un precedente de observancia obligatoria del Tribunal Fiscal (Resolución N° 09789-4-2017) que estableció un criterio favorable para los contribuyentes en materia de prescripción, específicamente en lo referido a la facultad de cobro de la deuda tributaria.

Es decir, el Poder Ejecutivo le mostró la tarjeta roja a un precedente de obligatorio cumplimiento para la SUNAT, debido a que perjudicaba los intereses del fisco. La pregunta es ¿existen límites para que el Poder Ejecutivo realice enmiendas a favor de la SUNAT? La Comisión de Constitución del Congreso tendrá la respuesta en las próximas semanas.

En efecto, el grupo de trabajo de la Comisión de Constitución ha emitido un informe preliminar a través del cual recomienda la derogación de la primera disposición complementaria del Decreto Legislativo N° 1421 referida a la prescripción de la facultad de cobro de la deuda tributaria, debido a que esta norma fue diseñada para aplicarse retroactivamente lo cual se encuentra prohibido por nuestra Constitución. A esto se refiere la Superintendenta cuando señala que quieren sacar del partido a la SUNAT.

Más allá de que la Comisión de Constitución valide dicha posición y recomiende la derogación de la citada norma. Consideramos que el partido que la SUNAT debería estar jugando, desde hace varios mundiales, es en contra de la informalidad. De lo contrario, los que terminarán abandonando la cancha son las empresas formales.